Buscador de Animales, Plantas y Hongos

MADROÑO (Arbutus unedo), UN TOQUE DE COLOR EN EL BOSQUE MEDITERRÁNEO

flora y fauna española


El Madroño es un arbusto o pequeño árbol de hasta 10 metros de altura muy utilizado por la Red Ibérica de Bosques Comestibles en sus reforestaciones. Sus hojas son alternas, perennes, con el margen es serrado o casi entero, con el peciolo corto, a veces de color rojizo.


 Sus flores se agrupan en ramilletes, las flores del madroño son blancas o rosadas, con 5 sépalos, 5 pétalos soldados en forma de corola de unos 10mm, contienen 10 estambres y un pistilo.


 El fruto del madroño es una baya comestible en su madurez, carnosa, de color rojo y con la superficie cubierta de pequeñas verruguitas. Con ellos se elabora el conocido licor de madroños, muy apreciado como digestivo y saludable (moderadndo el consumo) por sus propiedades antioxidantes como fruto rojo.

FLORECE Y FRUCTIFICA:


 Florece de Octubre a Febrero y fructifica de Octubre a Enero.


SE CRÍA:


 En zonas con cierta humedad ambiental y edáfica (del suelo) de nuestros bosques: normalmente en laderas de umbría, habitualmente forma parte del sotobosque del alcornocal , en los bordes de arroyos o con zonas con la capa freatica cerca de la superficie.


USOS Y PROPIEDADES DEL MADROÑO:

 virtudes: Como anti-diarreico, contra la inflamación de la vejiga y los conductos urinarios así como contra los cólicos nefríticos.
 Se emplean hojas y corteza que pueden recolectarse en cualquier época del año.
 Los principios activos que le confieren sus propiedades son los taninos glucósidos y unedósidos.

las plantas del bosque mediterráneo

 Preparados con Madroño:

 contra la diarrea. se vierten en un recipiente 32 gramos de hojas o corteza seca por cada litro de agua. Se hierve durante 15 minutos y luego se deja reposar hasta que se enfríe. Se cuela y se administran 3-4 tazas al día si la diarrea es muy aguda, y 1 taza, en ayunas, si la frecuencia de las deposiciones es menor.

 Contra las inflamaciones de las vías urinarias y los cólicos, se emplea el mismo cocimiento anterior pero reduciendo la cantidad a 16 gramos por litro de agua.

Los frutos, una vez maduros transforman el azúcar en alcohol y no es raro ver pequeños animales del bosque embriagados tras darse un atracón de los mismos.