Google+ BOSQUES COMESTIBLES DEL MEDITERRÁNEO

QUEJIGO O ROBLE ANDALUZ ( Quercus canariensis) EN LOS BOSQUES COMESTIBLES



Bosques Comestibles

QUEJIGO 
Quercus canariensis
Nombre Común: Quejigo o Roble Andaluz

 El Quejigo se hace un árbol robusto, de hasta 30 m de altura cuando crece en buenas condiciones, con copa amplia y densa que proyecta una buena sombra, por lo que se ha cultivado a veces como ornamental. Su tronco es derecho, robusto, de color pardo-grisácea o cenicienta, resquebrajada en grietas poco profundas, longitudinales y transversales, en los ejemplares de edad. 
 La corteza o casca es curtiente aunque inferior a la encina y alcornoque
 Las ramillas jóvenes esta cubiertas de abundantes pelos afieltrados que se desprenden en formas de copos al frotar.
 Las hojas adultas algo coriáceas, de 6 a 18 o 20 cm, aovadas, elípticas, trasovadas o alargadas y con figura de hierro de lanza; en disposición alterna, con estípulas membranosas de color rojizo; tiene el borde festoneado, con dientes gruesos, subagudos, poco profundos, a menudo casi en forma de sierra, y nervios laterales muy prominentes por la cara inferior, de forma regular, casi paralelos.
Las flores masculinas con envueltas de 5 a 7 piezas agrupadas en amentos colgantes de color amarillo-verdoso que nacen cerca de la terminación de las ramillas.

 Los frutos son bellotas que nacen solitarias o en grupos sobre pedúnculos muy cortos y gruesos, con cúpula o cascabillo de escamas algo desiguales, las inferiores más grandes y gibosas en el borde. Son aprovechadas en montanera para alimento de cerdos, sometiéndose a veces a podas periódicas para estimular la producción; sus ramillas y hojas han servido también como pienso del ganado cuando se agostan los pastos

Florece: Por abril o mayo, madurando las bellotas en octubre o noviembre
Se Cría: En las barrancadas, laderas umbrosas y proximidades de los cursos de agua, casi siempre por debajo de los 500 m. aunque puede ascender hasta cerca de los 1000 m. Requieren un clima suave, sin heladas frecuentes, y bastante húmedo, por lo que no se suele alejar mucho de la influencia marítima.
Le gusta los suelos profundos y frescos, desprovistos de cal.
 Se asocia con frecuencia al alcornoque e híbrida con suma facilidad con las Quercus faginea, Quercus pubescens y Quercus petraea; con estas dos últimas sólo en el noroeste.

Habita: En el norte de África y en la Península Ibérica en áreas muy dispersas, encontrándose sus mejores bosques en los canutos y laderas frescas meridional de la provincia de Cádiz.

 La madera es de buena calidad aunque poco usada debido a su escasez; adecuada para construcciones, así como para quemar y carbonear.



En Bosques Comestibles asesoramos sobre restauración forestal e implantación de forestaciones lógicas y Bosques Comestibles en climas Mediterráneos.

TEJO COMÚN (Taxus baccata) EN LOS BOSQUES COMESTIBLES




Bosques Comestibles

TEJO COMÚN 
Taxus baccata
Es un árbol sagrado para los antiguos cántabros. En sus guerras contra el Imperio Romano llevaban siempre consigo un preparado del mismo para cometer suicidio en caso de caer en manos del enemigo. Y Ovidio ( poeta romano) nos presenta el camino hacia el infierno agradablemente bordeado de tejos
Nombre Común: Tejo, Teixo, Teix, Agin
Familia: Taxaceae

El Tejo es un árbol de follaje verde oscuro que mantiene la hoja todo el año y puede llegar a medir hasta 15 o más metros de altura, aunque habitualmente no suele pasar de 8-10 m e incluso puede a quedar reducido al porte arbustivo, parecido a los abetos, salvo por su fruto.
 Su tronco es grueso, de hasta 1,5 m de diámetro, con corteza de color pardo-grisáceo que se desprende en tiras o placas; produce gran número de ramas extendidas y casi horizontales que a veces son algo colgantes en su terminación.

Bosques Comestibles

 Las hojas son largas y estrechas, de 10 a 30 mm. de largo por 1,5 a 2,5 mm de ancho, con forma linear, de color verde oscuro por el haz y más pálida, con el nervio medio saliente,  por la cara inferior; terminan en punta. Suelen durar 8 años sobre la planta.
Asociado muchas veces a la idea de la muerte, quizás por su toxicidad o por su follaje oscuro y sombrío, ha sustituido en numerosas ocasiones a los cipreses en los cementerios.
 El tejo por lo general es una planta venenosa cuya acción se debe al alcaloide taxina, que actúa
sobre  el sistema nervioso produciendo convulsiones, hipotensión, depresión cardíaca y finalmente la muerte. Toda la planta es tóxica, incluso las semillas, pero no el arilo ( cobertura carnosa de ciertas semillas), de sabor dulce y muy viscoso, con el que se ha preparado un jarabe pectoral.

 Los tejos machos producen en la axila de las hojas unos pequeños conos globosos de color amarillento, formados por 6 a 14 escamas polínicas pediceladas, en forma de paraso, de contorno poligonal, cada una con 4 a 8 saquitos de polen en su cara inferior.
 Los tejos hembra llevan los rudimentos de las semillas solitarios, en el ápice de un corto rabillo
escamoso que nace de las axilas de las hojas; tiene forma ovoide y están rodeados en la base
por una bráctea verdosa acopada, por lo que pareciera a una diminuta bellota; esta bráctea se desarrolla en la madurez para formar una envuelta carnosa de color rojo que rodea casi por completo a la semilla.
Bosques Comestibles



Florece: Al final del invierno y principio de la primavera, madurando sus semillas en el otoño del mismo año.

Se Cría: En las hoces, barrancos y laderas umbrosas de las montañas, principalmente en las calizas; casi siempre en ejemplares aislados y muchas veces en suelos rocosos. Se resiente con las heladas tardías, por lo que su óptimo no suele pasar de 1500 m de altura.

Habita: En casi toda Europa, Asia y Norte de África. En la Península se encuentra por casi
toda ella y en las isla de Mallorca.

Cultivado como ornamental desde muy antiguo, existen innumerables razas en jardinería, unas 100,
reproduciéndose muy bien de semilla, aunque ésta sólo germina muchas veces al 2 o al 3 año;
también por acodo y estaca. Aguanta muy bien la poda y produce nuevas ramas con gran facilidad, por lo que es una de las plantas preferidas para formar setos y figuras

 Su madera es de muy buena calidad, de color rojizo con albura amarillenta, muy dura, compacta
y resistente; es de las pocas coníferas que puede ser curvada al vapor, se tornea bien y acepta el pulimento, por lo que es muy estimada de ebanistas y torneros.
Su empleo más tradicional es para la fabricación de arcos, dado su gran elasticidad; también para
lanzas, picas, ect...
 Su gran resistencia hizo que fuera seleccionada por algunos faraones para construir sus sarcófagos.


En Bosques Comestibles asesoramos sobre restauración forestal e implantación de forestaciones lógicas y Bosques Comestibles en climas Mediterráneos.